Investigador belga invita a conocer el sonido y comunicación de los peces

Eric-Parmentier-2

De visita en Universidad Andrés Bello, el doctor Eric Parmentier dio a conocer la comunicación sonora de especies como tilapias o pirañas para defender territorios o iniciar la reproducción.

La idea de un océano silencioso e inhóspito parece ir quedando en el olvido luego de una serie de investigaciones que dan cuenta de la comunicación sonora existente entre especies como pirañas o tilapias.

De visita en nuestro país, y específicamente en la Universidad Andrés Bello sede Viña del Mar, el destacado investigador de la Universidad de Lieja, Doctor Eric Parmentier, presentó una espectacular y sorprendente charla sobre los sonidos que generan los peces para comunicarse., diferenciando además los propósitos de dicha comunicación.

Eric-Parmentier-1Así ante un público diverso, conformado por estudiantes, investigadores y público en general, el Dr. Parmentier hizo una rápida revisión de los tipos de comunicación sonora que los peces desarrollan, utilizando diferentes adaptaciones anatómicas y fisiológicas; mostrando como la comunicación que los peces realizan, puede ser con objetivos tan disímiles como el formar cardúmenes, defender territorios o con fines reproductivos.

Congrios y cabrillas

La visita de Parmentier, que se realizó en el marco de un trabajo conjunto con la Carrera de Ingeniería de Acuicultura de la UNAB para caracterizar y registrar la capacidad de especies cuyo cultivo se desarrolla en el Campus Quintay de dicha casa de estudios, llevó al investigador a focalizar su atención en cabrillas y congrios, particularmente en los planteles de reproductores de las especies congrio colorado y congrio negro.

El trabajo desarrollado durante la estadía de 3 semanas, contó con la colaboración de un candidato a Magister y profesores de la carrera de Ingeniería en Acuicultura UNAB y se focalizó primordialmente en el registro y análisis de los sonidos generados por ambas especies durante su temporada reproductiva y en las particulares modificaciones anatómicas que ambas especies presentan y que les permiten generar sonidos de gran potencia.

Al ser consultado el Dr. Parmentier acerca porque cree él que los sonidos que los peces son capaces de emitir, generan tanta curiosidad en los especialistas y público en general; él explicó que “se debe a la naturaleza curiosa propia del ser humano, que se interesa en descubrir cosas nuevas y desconocidas, generando emoción y entusiasmo”.

“Los congrios son uno de mis grupos favoritos y estudiarlos en el centro de investigación UNAB de Quintay ha sido de una gran riqueza, al estar en acuario es posible identificar que los sonidos son efectivamente de ellos para posteriormente en el mar identificarlos y poder caracterizarlos”, explicó Parmentier respecto a las diferentes voces de cada especie, agregando que “morfológicamente los congrios son muy complejos, y por ello resultan muy desafiantes. El 90% de estas familias vive bajo los 500 metros y eso sin duda llama mucho la atención y despierta la curiosidad de los investigadores”.

Aportes al cambio climático

Sobre las proyecciones del uso de los sonidos para caracterizar y descubrir nuevas especies y comunidades de peces marinos y dulceacuícolas Parmentier explicó que “las mayores aplicaciones que presenta el estudio de los sonidos que los peces generan es el permitir conocer y caracterizar comunidades de peces que habitan el mar profundo, que corresponde al 90% del volumen de los océanos y donde los buzos no pueden acceder y el utilizar sumergibles es muy costoso. Además, en un escenario de cambio climático a través del estudio de los sonidos sería posible caracterizar por ejemplo la salud de un ecosistema como un arrecife”.

En este sentido vale destacar que estos estudios permiten aminorar los efectos negativos que hoy afectan los fondos marinos referidos a los ruidos que generan por ejemplo las embarcaciones, “hoy existe muchas más bulla y esto perturba la comunicación, por ejemplo, reproductiva, lo que se dificulta aún más en los ríos, de allí la importancia de estudiar el comportamiento para generar y custodiar áreas protegidas. El sonido es importante ya que el sonido permite identificar al mejor reproductor de una especie, ya que si es capaz de cantar bien su potencial reproductor también será el mejor. Estudiar los sonidos de los peces permite integrar muchos resultados del estado marino”.

Finalmente sobre aplicaciones prácticas del estudio de los sonidos a la acuicultura el Dr. Parmentier, precisó que entre muchas otras aplicaciones, “a través del análisis de los sonidos que generan los peces, es posible por ejemplo, seleccionar a los mejores reproductores y conocer cuando los ejemplares inician y finalizan su temporada reproductiva, todo de una forma no invasiva, contribuyendo a su adecuado manejo y bienestar”.